Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Reflexiones’

He decidido darle entidad propia a los post en los que hablo de chorradas pseudocientíficas y magufadas varias. Los encuadraré en el grupo de las “supersticiones”. Y para hoy, una relacionada con esta noticia que he oido esta misma mañana:

Cascos “budistas”

Anonadado me he quedado con esto. Una empresa va a comercializar unos cascos con los colores de la religión budista, y un mantra dibujado. Hasta aquí nada del otro mundo. Al fin y al cabo, miles de motoristas se decoran sus cascos con tatuajes y simbolos que creen “llenos de significado”, pero de los que únicamente les fascina la estética. El tema está en que algunos monjes budistas han asesorado para la creación de los cascos. De hecho, durante una entrevista televisada, uno de ellos se ha puesto a hablar de que eso será un valor añadido para los usuarios, porque aprovechará la energía de unos de los chakras del cuerpo y les ayudará a tener menos accidentes.

Ahí es donde quiero centrarme. Los chakras. Fuertemente relacionado con el Reiki, como ahora veremos. Junto con el feng-shui, estamos ante los términos más usados por los místicos de medio pelo, que creen poder condensar siglos de cultura oriental leyendo un par de libruchos comprados en la semana de Oriente de algunos grandes almacenes.

El Reiki es una de las llamadas “terapias alternativas”, proveniente de Japón, y que viene a significar “Energía Vital Universal”. Los “terapeutas”, dicen sanar a sus pacientes acercando sus manos hacia la parte del cuerpo a sanar, transfiriéndole la mencionada “energía universal”. Curiosamente, la misma habilidad se le atribuye a Jesús de Nazaret, y a muchos otros “profetas” a lo largo de la Historia. Pero claro, al venir de un país oriental, y al ser “oriental” sinónimo de “sabio”, pues ya es otra cosa. Ya mola.

¿Y de dónde viene este cúmulo de disparates? Pues tiene su origen en un monje japonés, Mikao Usui, nacido en 1865. En una de sus sesiones de meditación en la montaña, dijo haber sido iluminado y dotado con la capacidad de catalizar la Energía Vital Universal. A partir de entonces, se supone que podía curar con sus propias manos.

Usui murió a la edad de 62 años (¿demasiado joven para quién decía poder sanar a los demás con sus manos?), y poco se sabe sobre su vida. Lo que sí se sabe es la cantidad de leyendas que, en vista de la ausencia de datos reales, han inventado sus seguidores. Una gran suerte de milagros y curaciones le han convertido en una especie de Mesías nipón.

A partir de él, todo un linaje de “reikistas” han defendido las habilidades de su maestro. Una de las más importante es la Hawayana Hawayo Takata (1900-1980), responsable de “occidentalizar” esta “sabiduría” oriental. Vamos, la que la convirtió en negocio, que es lo que hace frotarse las manos a los magufos. Se estima (datos no contrastados) que, entre 1940 y 1980, año de la muerte de Takata, la buena mujer se embolsó cerca de 200 mil dolares, a base de “sanar” a familiares, amigos y cualquier fumado “new age” que se acercara por la isla y quisiera participar en ese circo.

Pero claro, como toda buena disciplina magufa, el Reiki tiene sus reglas, diseñadas específicamente para cubrirse las espaldas. Recordemos que “magufo”, no es ni mucho menos sinónimo de “idiota”, y que la sinvergonzonería requiere grandes dosis de habilidad social y picardía. Veamos esas reglas:

(más…)

Read Full Post »

Efectivamente, no tengo ninguna Fé en la Ciencia. En absoluto.

Y es que el agua hierve a 100 grados Celsius (a 1 atm de presión). Y la suma de los cuadrados de los catetos es igual al cuadrado de la hipotenusa. Y el Sodio y el Cloro forman la sal mediante un enlace iónico.

Y eso ocurre, independientemente de que lo creamos o no. Los hechos científicos demostrados son independientes de creencias. Puedes fundar una religión que se base en la creencia ciega de que el agua hierve a 88 grados Celsius. Fascinante. Pero seguirá hirviendo a 100 igual.

Lo dicho, no creo en la Ciencia. No hace ninguna falta.

Read Full Post »